domingo, 4 de marzo de 2007

Besos de Lengua

—Disculpe, señorita, ¿me permite esta pieza?
—Sus disculpas quedan aceptadas, pero me parece que antes habría
que aclarar a qué tipo de pieza se está refiriendo usted.
—No le entiendo.
—Es bastante simple si lo analiza detenidamente. Al no haber contexto
en este —valga la cacofonía— texto, la palabra “pieza” no tiene
un significado definido. Por ejemplo, si estuviéramos en una panadería,
podría ser que yo fuera la vendedora y usted me estuviera pidiendo una
hogaza de pan. Otra cosa muy distinta sería si estuviéramos en una
práctica en la facultad de odontología, donde “pieza” se referiría inequívocamente
a un diente. Y otra totalmente diferente si la facultad fuera
la de arquitectura. En ese caso podría darse la situación de que fuéramos
compañeros de estudios trazando el plano de una casa y usted me
estuviera pidiendo permiso para dibujar una habitación en particular. Y
ni hablar de un taller de relojería, o cualquier otro ámbito en donde se
manipulen cualquier tipo de piezas.
—Bueno, claro, no deja de ser cierto lo que usted dice, pero si yo
le digo “Disculpe, señorita, ¿me permite esta pieza?”, lo más simple de
inferir es que usted y yo estamos en un baile, y yo le estoy proponiendo
que compartamos un breve ritual de danza.
—Yo no estoy en ningún baile: quien está en problemas es usted.
A tal punto, que ni siquiera está claro si usted es hombre o mujer.
—¿Cómo se atreve a poner en duda mi hombría?
—No fui yo, sino el autor. Si relee el texto detenidamente, se dará
cuenta de que en ningún momento se manifiesta explícitamente que
usted sea un espécimen del sexo masculino. Incluso puede que ni siquiera
sea una persona.
—¿Y usted? ¡Ja! No me va a decir que es obvio que no podría ser
otra cosa que una mujer tan sólo por la minuciosidad de su análisis…
—No sea machista, ¿quiere? El asunto es muchísimo más simple…
usted mismo me dijo “señorita”, y esa fue ni más ni menos que la segunda
palabra que pronunció. Está bien que un caballero no debe tener
memoria, aunque en su caso más que virtud eso es picardía…
—¿Sabe qué? Usted es muy complicada, pero no sé por qué me cae
muy bien.
—Sí, usted también me resulta simpático.
—¡Dijo “simpático”! ¡Entonces ya no quedan dudas de que soy un
hombre!
—Sí. Y si prestara un poco más de atención se podría haber dado
cuenta de que antes de eso le dije “caballero”. Así que puede darse por
masculinizado. No caben dudas de que usted es un hombre. Y bastante
apuesto, por cierto.
—¿Eso quiere decir que le gusto?
—Sí, y casi le diría que me estoy empezando a enamorar de usted.
—¿Empezando? ¿Es que se puede trazar una línea de progreso en el
amor? ¿Es que hay una escala que tabule la intensidad de las relaciones
humanas?
—¡Por supuesto! Usted me gusta 6,45 en la Escala de Tellado.
—La supuse un poco más culta.
—Que use la escala no significa que Corín Tellado sea mi fuente de
instrucción. Es más, no recibo instrucciones de nadie. Es importante
que lo sepa desde el principio. No me gusta esconder.
—Con eso que me acaba de decir, estoy en condiciones de transmitirle
que, aunque pueda resultar apresurado, la amo.
—¿Cuánto?
—Mucho.
—“Mucho” es un concepto totalmente relativo y por ende inespecífico.
Sírvase expresarlo en una noción un tanto más objetiva para una
correcta apreciación, como por ejemplo la Escala de Migré.
—Déjese de boberías y deme un beso.
—No quiero. ¿Es acaso suficiente el hecho de que yo le haya manifestado
un incipiente amor como para que pasemos al intercambio de
secreción salival? A fin de cuentas, mi madre tenía razón al advertirme
que una gran proporción del universo total de hombres tiene patrones
de conducta muy similares en lo que a los impulsos instintivos se refiere…
—¿Sabe qué pasa? Ya lo dice el refrán juvenil: “El amor sin un beso
es como los fideos sin queso”.
—Disculpe, ¿pero qué clase de analogía guarda el amor con los
fideos así como un beso con el queso parmesano o en su defecto reggianito?
Me parece que se trata tan sólo de una relación formal, dada por
la rima. Es como si yo dijera: “Amor sin un beso es como una cárcel
sin un preso”.
—Cierra bastante más, incluso. Y claro, si no cierra, se le escapa el
preso… si me disculpa la humorada.
—Me complazco en informarle que acaba de subir 15 centésimos
en la Escala de Banana Pueyrredón. Un hombre con humor es algo que
nunca deja de caerme bien.
—Si le caí bien debe haber sido porque alguien dejó tirada la cáscara
de Banana Pueyrredón.
—Ese chiste no alcanzó el estándar del previo, pero haré caso omiso.
Queda usted advertido.
—De todas formas, retomando el tema previo, yo necesito una
prueba de amor por parte suya.
—¿Qué clase de prueba es esa? ¿Acaso hay pruebas diferentes según
la clase de amor? ¿El amor filial es tema uno y el amor marital es
tema dos? Y aunque pueda medirse, ¿acaso el amor se puede calificar?
Y le digo más, tratándose del amor, ¿la prueba sólo puede considerarse
con sus objetivos temáticos cumplidos cuando existe la copia entre dos
estudiantes?
—Es una excelente apreciación, la suya, señorita… señorita… Disculpe,
no sé su nombre, por lo que si no le resulta muy atrevido, para
poder referirme a usted con propiedad, me gustaría saber cuál es su
gracia.
—Podría decirle que mi gracia es ir dejándoles por ahí tiradas cáscaras
de Banana Pueyrredón a los hombres que me cortejan, pero el
humor no se le está permitido en esta sociedad machista a una señorita
sofisticada como yo.
—Entonces, y haciendo uso del machismo que me confiere la sociedad,
le propongo que cesemos en los prolegómenos, y pasemos a la
pieza.
—¿A qué pieza se refiere usted exactamente?
—A la del telo, señorita.
—Ay, qué lástima… yo quería demostrarle mis grandes habilidades
como danzarina.
—¿Qué? ¿Baila?
—No, entra justo.

36 comentarios:

gen71 dijo...

Muy bueno lo suyo querido!
Un placer volver a leerlo y tenerlo de vuelta.
Un abrazo grande.

Kaitos dijo...

Bueno, bueno... ¡Una pieza divertidísima!

¡Como la cacofonía nos cambia los momentos!

En casa entró un caco, y me cambió las noches... ahora no puedo dormir de corrido... Y también me cambió la forma de lavar el auto, porque me afanó la hidrolavadora...

¡Que suerte! Sinó sería monótona la vida.

¡¡¡Gracias cacos!!!

Saludos

Chevechita dijo...

Su blog hoy me gustó un 26.7% más de lo habitual. Se agradece.

Cruella De Vil dijo...

No sé si decirte que:
a) Estás totalmente loco.
o
b) Qué tipo jodido.

Así que me quedo con:
Estás jodidamente loco.

That´s why I love you so much.
=)

PD: Volvistessss!
(tenía que decirlo)

Anónimo dijo...

como diría Ardilles... jah... muy bueeeeeeeeeeeeeeeeeeee...

-Elnestor-

barb dijo...

blogudo:
gracias por haber nacido.
bloguda total.

El blogudo dijo...

gen71: gracias, GENio. Lo mismo digo.

Kaitos: el problema no son los cacos, sino sus mujeres.

Chevechita: me alegro un 94,7% de que te haya gustado. Se agradece el elogio.

Cruella De Vil: You're aliveeeee!
Y sí, estoy loco. De otra forma, no podría tener una amiga como vos.
P.D.: ¿Qué pasa con tu blorch?

Elnestor: es muyyy zarpaaadoooo!

Barb: Ayyyy... qué lindo piropo! ¿A cuántos les dirás lo mismo? Bienvenida!

Beso enoooorme a todos!

Lucio dijo...

El contexto es todo.
Basta con recordar la filosa frase "me quiero morir", que diferente suena en boca de Francella mirando una chica de 26 que simula tener 19, que en boca de Alfonsina Storni. Y ni hablar en boca de Bernardo, el ayudante de Don Diego.

Si no fuera por el contexto, "si no fuera por el contexto" no tendría sentido.

Sauria dijo...

el remate, sin dudas, es obra de Concha, admitilo!!! el blogudo resultó ser un plagiador, nomás...

muy bueno el texto!
besos

pd: che, enamoradísimos el Gen y vos, eh!

El Mendocino dijo...

Sho estoy muy emocionado loco. Shoro de la risa shoro.

El blogudo dijo...

Lucio: en boca de Bernardo no suena!

Sauria: por fin alguien se dio cuenta de que soy un farsante. Con respecto a mi relación con Gen, te digo que sólo somos amigos.

Mendocino: si querés shorar, shorá...

Anónimo dijo...

- ¿Cuál es su gracia de pila?
- Las pilas no me dan ninguna gracia.

Una tal Fabrizzzia dixit.

Madrigoloide dijo...

¿Bueno y la final qué?
La ligó, se casarón...
Esto muestra lo programada que esta nuestra mente, se daba por entendido que era un hombre invitando a bailar a una chica, !pero no¡ las cosas no simpre son lo que parecen. Esta buenisimo. ¡¡Saludos!!

guilloip dijo...

Nunca en mi vida el leido un texto tan blogudo.
Muy bueno, me dibujó unas sonrisas.

m. dijo...

Jodido esto del contexto, -no es que sea mal pensado porque lo soy - "me permite esta pieza" me sugirió en la primera línea que quería tocarle una teta.

El blogudo dijo...

Anónimo: como ese, hay pila de chistes...

Madrigoloide: No, claro que no! Las cosas NUNCA son lo que parecen.. ¡Gracias por el comentario!

guilloip: ¿Necesitás el borratinta?

m.: Y fijate lo que podrías pensar si ELLA se lo hubiera dicho a ÉL!

Lady VAG (abunda) dijo...

jajajajaajajajjajajaj
BUENISIMO!!!!
lo felicito, no hice mas que reirme al leerlo!!!

El blogudo dijo...

Gracias por las felicitaciones y me alegro que te haya gustado: para eso estamos.

Anónimo dijo...

que placer, excelente, como siempre.

jp

DrNitro dijo...

Muy bueno... pero no estoy seguro de entender el título (lo sospecho, pero me gustan las explicaciones)

Negro dijo...

Espectacular. Me morí de la risa. Te había visto en varios links de otros blogs y nunca había entrado, ya mismo te linkeo.

Saludos

Perrodegerli dijo...

Hace rato que leo y creo que nunca comenté.

Me gustaron las escalas Tellado y Cesar Banana Pueyrredon. Quizas las empiece a usar.

A veces cuando veo una mina en el colectivo uso la Escala Manca de Belleza.
Se basa en destacar la belleza de una mujer por la cantidad de dedos de la mano que te cortarías por pasar una noche con ella.
La escala va del 1 al 10 obviamente, y cabe aclarar que es una escala bastante exquisita, ya que la puntuación más baja (un meñique) corresponde a un minón, propiamente dicho.

En mi larga vida sobre los bondis, nunca vi una mina de más de "3 dedos cortados".

venga alguien a cerrar dijo...

jajajajjajajaj!!!!!! muuuuuy bueno, estas completamente desquiciado blogudoo!!!!!!

El blogudo dijo...

jp: gracias por los halagos, y yo también me pregunto lo mismo que vos: ¿qué placer?

DrNitro: el blogudo es como las canciones de los Redonditos de Ricota: si las explicás, se pierde la gracia.

Negro: Gracias!

Perrodegerli: no, nunca comentaste. Y me alegro de que esto te haya servido para aportarte escalas menos riesgosas y paradójicas: si te cortarías varios dedos por una mina... ¿qué le meterías en caso de emergencia?

venga alguien a cerrar: ¿Y la novedad cuál es?

Maturratas dijo...

Hola!

Blogudo es usted todo un artesano en ésto de las blogudeces.

Un gusto leerlo.

Saludos!

El blogudo dijo...

Después de leer tu comment, maduró en mi la idea de ir a vender posts a Plaza Francia. ¿Tendré éxito?

Saludos y gracias!

Martín Paz Campos dijo...

Muy bueno, la sonaste en el final, venía bien hasta el telo.
Aunque esa hubiera sido la intención inicial el ingenio podía salvar la obviedad. Vine acá por el blog de Podeti. Pensé que eras un boludo de esos, pero creo que no. Espero que no bah. Eso depende de vos.

la performer dijo...

no te hagás el lindo y actualizá que nos estamos aburriendo de leer el mismo post todos los días...

El blogudo dijo...

Martín Paz Campos:

1) En este blog no decimos "sonaste", a menos de que haya una muy buena razón de por medio, o en su defecto, que sea por una cuestión de vida o muerte: ese término pertenece más bien al lenguaje propio del blog que te trajo hasta aquí, donde decimos "cagaste" (como podrás apreciar, acá no hay censura ni Sra. Podeti -sí, es Podeti y no la Lic. Castrelli el que censura, lo comprobé personalmente vía intercambio de mails personales con el mismísimo Esteban- que valgan.

2) Aunque aprecio las críticas porque estoy convencido de que son fundamentales para mejorar, el "final" fue deliberado. Me gusta sorprender al lector, y una herramienta para lograrlo es darle a mis textos un giro no sólo a nivel argumental, sino también de tono. Para mí eso también es ingenio. Y si creés que hay un final más fuerte, bienvenida será la sugerencia y en ese caso, prometo que será incorporada: no hay nadie más interesado que yo mismo en que cada texto sea lo mejor posible.
3) Me alegra que sopeses la posibilidad de que no sea un "boludo de esos", y la verdad es que estás en lo cierto: soy un "boludo de aquellos". Sí, y me hago cargo, porque no sólo que depende de mí (y nadie más es responsable de eso, te lo juro). Y ojalá que esto te agrade, porque de todas formas, el problema en ese caso será enteramente tuyo. Al igual que Podeti soy un artista sensible, pero no soy un fantoche dependiente del pensar de los lectores.
Así que ojalá que el Blogudo te guste como es: con textos pseudolingüísticos que terminan con guarradas dignas del Gordo Porcel (Dios lo tenga en la gloria) y demás aberraciones humorísticas en lo que a la "corrección estilística" se refiere. Si no, no te hagas problema... siempre hay un Podetti educado que, escudándose en un medio masivo como Clarín, nunca tomará riesgos ni defraudará a sus fieles lectores.
Saludos!

Performer: te hice caso y ahora te podés aburrir de leer posts nuevos!

el encargado "botellita" dijo...

IMPRESIONANTE!!!

El blogudo dijo...

El encargado "botellita":
Gracias, loco!!! Y muy bueno tu nombre!!!

Abrazo!

P.D.: No sé qué está pasando en Tucumán, pero si se está corriendo la bola de leer el Blogudo, creo que va a ser necesario que intervengan la provincia YA!!!

Martín Paz Campos: aprendé del 'Encargado "botellita'"... así se comenta en este blog!

Anónimo dijo...

Jajaja desopilante todo el artículo, pero el final fue lo mejor, porque me hizo acordar de ese chiste viejísimo que siempre cuenta mi viejo (siempre que puede), en su rutina de "bailar".

Lazarillo Mochilero dijo...

JAja, muy bueno !!!! me resultó gracioso y atractivo.

El blogudo dijo...

Anónimo: Gracias. Me gustaría escuchar la rutina de tu viejo, siempre y cuando no incluya un día gris en la oficina.

Lazarillo: Me alegro de que este post te haya resultado "atractivo". Si tenés un "post mujer", los podemos presentar...

Bienvenidos a ambos!

El blogudo dijo...

NOTA RETRÁCTIL:

Hubo más de uno que me hizo notar vía mail que fui excesivamente duro y agresivo (al pedo) para con Podeti.

Por eso, luego de pensarlo un poco, me dí cuenta de que tienen razón. Por eso les pido disculpas (si no tienen, les ofrezco las mías) a todos los que pudieron haberse sentido heridos u ofendidos: esos dichos fueron fruto de una época en la que era joven, me creía omnipotente y llevaba un ritmo de vida alocado que me hizo perder el foco y llevarme el mundo por delante (es que al perder el foco estaba oscuro, por eso no se veía nada y me llevé al mundo por delante).

Gracias a todos por comprender, empezando por Podeti.

MarceOzz dijo...

Decir que te admiro, es reiterativo. Puedo decir que te envidio, pero suena medio violento. Lo mejor y políticamente correcto, creo que va a ser decirte que sos una meta, que no es lo mismo que cometa, pero podría ser. Porque ahora estoy rendida ante tu pluma. Pero con un poco de viento tal vez remonte y quien te dice...
Sos increíble. Sos lo que quiero ser. Por eso ahora tengo que matarte. (Mark David Chapman Moment)