miércoles, 26 de diciembre de 2007

Desenmascarando mitos de la litera-turra:
Hoy, Drácula.

El mito:
Debido a algunas novelas y versiones cinematográficas de Drácula, mucha gente piensa que éste fue un personaje literario creado por Bram Stoker basado en una figura histórica: Vlad Tepes, conocido como Vlad el Empalador, quien vivió en el siglo XV y fue príncipe de Valaquia. Considerado un héroe en su tierra por la resistencia feroz que opuso al avance de los otomanos, fue extremadamente cruel con sus enemigos, a los que condenaba a la pena capital de empalamiento. Cuenta la historia, y de hecho hay grabados que lo avalan, que Vlad Tepes juntaba en un cuenco sangre de sus victimas, y mojaba en ella el pan mientras comía.
El término Drácula deriva del rumano dráculea, que significa ‘hijo de Drácul’, nombre con el que se conocía a su padre, quien integraba la Orden del Dragón. A su vez, el término rumano drácul significa ‘dragón’ (demonio).
Según cuenta la leyenda, a Drácula se lo puede mantener a raya con crucifijos, ristras de ajo, hostias y agua bendita, pero para que muera realmente se debe clavar una estaca en su corazón.

La verdad:
En realidad el nombre “Drácula” se debe a un error de transcripción, siendo la denominación correcta “Dragcula”: un personaje efectivamente basado en Vlad Tepes, príncipe de Valakia (“Tierra de los balas”, actualmente parte de Transilvania -“Tierra de los transexuales”-) quien, debido al tratamiento que prodigaba a sus enemigos, era conocido como “El empalador”.
El término Dragcula deriva del rumano draculea, que significa “Drag que empala” y a su vez de “Drag culón” nombre con el que se conocía a su padre.
También cabe destacar que comúnmente se asocia la figura de Dragcula con el vampirismo, debido a que éste se alimentaba de la sangre de sus víctimas, aunque -contrariamente a lo que usualmente se piensa-, Dragcula no obtenía la sangre del cuello de la víctima, sino de sus órganos genitales.
De todas formas, existe al respecto un pronunciado disenso entre los diferentes autores que han investigado los motivos que llevaban a Dragcula a sostener tal conducta:
Por un lado se encuentran los “anatomistas”, quienes creen que esto se debía al gran caudal de sangre que el órgano sexual masculino concentra, mientras que por otra parte están los “legalistas”, que afirman que esta estrategia sólo se debía a una argucia legal para obtener la sangre con el consentimiento de la víctima, al responder esta afirmativamente a la pregunta “¿Querés que te la chupe?”
Según se pudo saber, Dragcula efectivamente murió por obra de una estaca clavada, hecho que muchos escritores atribuyen a una relación sostenida con otro personaje literario, más precisamente Pinocho.

7 comentarios:

Estar latiendo dijo...

¿Jugaba al payasito? ¿O sólo era trans?

Cruella De Vil dijo...

Siempre me pareció sospechoso el Pinocho ese.
Su relación con Gepetto no me parecía nada paternal.

El Campeon de Bragado dijo...

Casi cerca de la verdad, amigo Blogudo... pero omite el detalle de que en realidad al conde comenzaron a llamarlo Dragcuën y cuando su fama llegó primero a los teutones y luego a los sajones, estos transformaron el nombre a Drag queen.

Jesica Landon dijo...

Como es que sabe tanto usted de Dracula???
Ya me parecían familiares esos colmillos que se asomaban en su sonrisa…

El Mendocino dijo...

Pelotuda, chota, chupanervios. ¿Cómo no me avisás que volviste a escribir?

El blogudo dijo...

Estar latiendo: Sí, no sólo jugaba al payasito triste sino que también hacía suculentos asados tan sólo para comerse una buena morcilla (que como todos sabemos están hechas con sangre)...

Cruella: Dicen que cuando Pinocho le contestaba mal al viejo, éste le decía: "más Gepetto que soy tu padre!"

Campeón: Has dado en la tecla. En realidad Dragcuen era un antepasado (contemporáneo, en realidad pero en nuestro continente) quichua.

Jesica landon: Me tomo cinco minutos... me tomo un té.

Mendocino: Ay, me olvidé de decirte... ¡volví a escribir! ¿Puedo ir al baño?

Maura dijo...

ai esta buenisimooo!
segui asiii
exitos!!